Tu actividad
reciente
!

Herramienta del historial

Hemos guardado información importante de tus búsquedas anteriores para intentar facilitarte las cosas.

???private_mode_title???

???private_mode_text???

Últimos neumáticos vistos

Últimos puntos de venta vistos

Últimas búsquedas

¿Cómo cuido mis neumáticos?

Me ayudará a ahorrar

  • Controlar la presión de inflado y realizar mantenimiento regular de los neumáticos, como rotación, alineación y otras inspecciones te ayudará a ahorrar dinero.

Puede prolongar la vida útil de tus neumáticos y así no necesitarás comprar nuevos con tanta frecuencia

Algunas cosas simples, como controlar la presión de inflado de tus neumáticos para asegurarse que estén inflados correctamente, puede hacer una gran diferencia en el tiempo que durarán. Los neumáticos sobreinflados no se desgastan de manera uniforme y no durarán mucho.
Por ejemplo, un neumático que está poco inflado, un 20% menos de lo recomendado, puede durar un 20% menos. Eso significa que un neumático que normalmente debería durar 40.000 km, se desgastará a los 32.000 km.
Además, debido a que los ejes delantero y trasero y laterales izquierdo y derecho de tu auto desgastan los neumáticos de manera diferente, rotar los neumáticos en diferentes posiciones asegura que se desgasten parejo y duren más.

Puede hacerte ahorrar dinero en combustible

  • Los neumáticos poco inflados constituyen una de las principales causas del exceso de uso de combustible.
  • Los neumáticos poco inflados tienen una mayor resistencia al rodamiento, lo que significa que el motor hará un mayor esfuerzo para mover el vehículo.

Garantiza tu seguridad

Tus neumáticos son el único punto de contacto que el vehículo tiene con el suelo, estos necesitan contar con una buena condición de funcionamiento todo el tiempo para garantizar tu seguridad.
Para evitar problemas, seguí estos importantes consejos de cuidado:

  • Controlá tus neumáticos:

Es posible que no siempre te des cuenta si uno de tus neumáticos ha sido dañado. Controlá con regularidad el desgaste de tus neumáticos para evitar problemas repentinos. Además, hacelos revisar por un profesional cada año.

  • Controlá la presión de inflado:

Manejar con la presión de inflado incorrecta afecta el manejo del vehículo y el frenado, en especial en piso mojado, y puede comprometer seriamente tu seguridad. Manejar con neumáticos muy poco inflados puede causar que se calienten y, eventualmente, estallen. Revisá la presión de inflado una vez al mes y antes de un viaje largo.

  • Respetá la capacidad de carga:

No excedas la capacidad de carga correspondiente al índice de carga del neumático. Los neumáticos con cargas mayores a su carga máxima pueden calentarse en exceso, lo que puede causar la destrucción del neumático.

  • Manejar a alta velocidad puede dañar tus neumáticos:

A alta velocidad, los neumáticos tienen una mayor probabilidad de dañarse por peligros en la ruta o por el calor acumulado. La alta velocidad también puede provocar una rápida pérdida de aire, o hasta una repentina explosión del neumático, lo que puede causar la pérdida de control del vehículo.

¡Usá tu neumático de auxilio!

Si notás cualquier daño en tu neumático o rueda, reemplazalo por tu neumático de auxilio y hacé que un profesional lo revise.

Presión de inflado: ¿Qué debo saber?

Aspectos generales

  • Controlá la presión de inflado de todos tus neumáticos una vez al mes, incluyendo el de auxilio. Aun si no ves ningún daño, los neumáticos pueden perder hasta 1 psi (libra por pulgada cuadrada) por mes. Esto puede acelerarse por pérdida de aire causada por pinchazos accidentales, pérdidas en la válvula o en la tapa de la válvula, o por un mal funcionamiento de la rueda.
  • Revisá la presión de inflado antes de un viaje largo.
  • Para obtener mejores resultados, revisá la presión de inflado cuando los neumáticos estén fríos, antes de manejar o si recorriste menos de 3 km a baja velocidad.
  • Si el neumático está caliente, agregá 4-5 psi <0,3 BAR> al valor recomendado por el fabricante del auto o esperá a que se enfríe, que suele ser un promedio de tres horas después de estacionar el auto.
  • Nunca desinfles un neumático caliente.

¿Cómo controlo mi presión de inflado?

  1. Introducí el medidor de presión dentro del pico de la válvula de tu neumático.
  2. En el medidor se mostrará un número, ese es el número de psi.
  3. El sonido de aire es aire que escapa del neumático. No debería afectar la presión significativamente, a menos que sostengas el medidor demasiado tiempo.
  4. Compará el psi con el recomendado.
  5. Si el psi está por encima del número recomendado, dejá salir el aire hasta que el número coincida. Si está por debajo, agregá aire hasta que alcance el número adecuado.

¿Dónde puedo encontrar la presión de inflado recomendada para mis neumáticos?

  • En el manual del propietario del vehículo.
  • En una etiqueta adherida a la puerta del conductor o en la tapa del tanque de combustible.
  • No uses el número que aparece en el flanco del neumático, este no indica la presión que necesita tu neumático.

Acerca de los medidores de presión

  • Tené precaución si usás un medidor de una estación de servicio. El medidor de presión no suele ser confiable en las estaciones.
  • Comprá un medidor de presión de buena calidad y controlá su precisión con un profesional en neumáticos.

Medir bien es importante

  • Los autos con neumáticos poco inflados o sobreinflados pueden desgastarse más rápido que lo esperado, tener poca adherencia, y consumir más combustible. Solo lleva unos minutos al mes ayudar a garantizar tu seguridad y aumentar la durabilidad de tus neumáticos.

Nitrógeno: ¿cuáles son sus beneficios?

¿Qué es el nitrógeno?

El nitrógeno es simplemente aire seco sin oxígeno. El aire ya contiene cerca de un 79% de nitrógeno.

¿Cómo se utiliza?

  • La mayoría de los neumáticos se inflan con aire comprimido. Pero algunos revendedores de neumáticos comenzaron a colocar nitrógeno en los neumáticos.
  • El nitrógeno y el aire comprimido pueden mezclarse.
  • La mayoría de los neumáticos pueden inflarse con aire o con nitrógeno, siempre que se respeten las presiones recomendadas por el fabricante del vehículo.

Los beneficios:

Cuando el nitrógeno reemplaza al oxígeno, menos cantidad de aire escapa de los neumáticos, y la presión de inflado se mantiene por más tiempo.

Inspección de neumáticos:

Lamentablemente, hay otras causas posibles de fugas (la interfaz de neumático y de la llanta, la válvula, la interfaz de válvula y de la llanta y la rueda) que impiden garantizar que se conserve la presión con aire o nitrógeno. De todos modos aún se deben controlar con frecuencia la presión de inflado y la condición general de los neumáticos.

¿Cuáles son las cuestiones básicas?

  • Si cambiás conjuntos de neumáticos, el almacenamiento adecuado garantiza que se mantenga la apariencia y el rendimiento de tus neumáticos.
  • Los neumáticos deben almacenarse siempre en ambientes frescos, secos, limpios y bajo techo:

Si un neumático pasa largo tiempo sin usarse en la intemperie (un mes o más), su superficie se seca y aparecerán rasgaduras.

Antes de almacenar tus neumáticos:

  • Antes de extraer tus neumáticos, tené en cuenta su posición en el auto. Esto te permitirá rotar adecuadamente tus neumáticos la próxima vez que los montes para asegurar que se desgasten de manera uniforme.
  • Inspeccioná cada uno en busca de daños o desgaste desparejo.
  • Limpiá tus ruedas y neumáticos con agua y secalos para limitar la corrosión.
  • Retirá todo tipo de residuos o piedras que hayan quedado atrapados en las hendiduras de los neumáticos.

Almacenamiento de los neumáticos:

  • Almacená los neumáticos en lugares limpios, frescos y oscuros, fuera del alcance de la luz directa del sol y de las fuentes de calor y ozono como las tuberías calientes y los generadores eléctricos.
  • Si los almacenás en la intemperie (solo recomendado por períodos de tiempo cortos, elevá los neumáticos del piso y cubrilos con una cubierta impermeable con orificios para evitar que se acumule humedad.
  • Asegurate de que las superficies sobre las cuales se almacenen los neumáticos estén limpias, libres de grasa, combustible, solventes u otras sustancias que pudieran deteriorar la goma.
  • Por cuestiones estéticas, si tus neumáticos tienen flanco blanco o letras blancas en relieve, almacénalos con los flancos blancos o con las letras blancas en relieve mirándose unos a otros. De lo contrario, la goma negra podría manchar esos lados.
  • Si los neumáticos se encuentran montados en un vehículo que estará estacionado por largo tiempo, debe quitarse el peso del vehículo sobre los neumáticos elevándolo con un gato, o quitando los neumáticos. De lo contrario podría causar daños irreversibles.

¿Cómo cambio un neumático?

Aviso: No intentes cambiar un neumático si esto pone en riesgo tu seguridad o la de los pasajeros.

Extracción del neumático:

  1. Ir hacia el costado de la calle de manera segura, colocar las luces balizas y activar el freno de emergencia.
  2. Encontrá el neumático de auxilio y las herramientas (llave cruz y gato), generalmente se encuentran en el baúl o debajo del auto (pero podés constatarlo en el manual del propietario).
  3. Retirá la taza de la rueda. No retirés las tuercas por completo, solo aflojalas.
  4. Consultá el manual para saber cuál es el lugar correcto para colocar el gato.
  5. Elevá el auto hasta que la rueda esté elevada del suelo.
  6. Quitá las tuercas, y luego el neumático con las dos manos.

Montaje del neumático de auxilio:

  1. Alineá los hoyos en el neumático de auxilio con las tuercas de la rueda y empujá el neumático hasta el fondo.
  2. Reemplazá las tuercas y ajustalas.
  3. Reemplazá las tuercas opuestas (esto asegurará que se ajusten parejo).
  4. Bajá el auto.
  5. Volvé a ajustar cada tuerca, luego su opuesta.

Otros consejos:

  • Llevá un par de guantes de trabajo y una bolsa de residuos en tu baúl, en caso de que el neumático que retires esté cubierto de barro, y una tabla firme para apoyar el gato en caso de que el piso esté blando, para evitar que el gato se hunda.
  • Revisá la presión de inflado del neumático de auxilio antes del montaje. Si esto no es posible, luego de montarlo, manejá con cuidado, a baja velocidad, hasta que puedas controlarla.
  • Acudí a la estación de servicio más cercana e inflá el neumático correctamente.
  • Si contás con un neumático de auxilio mini, asegurate de mantenerte dentro del límite de velocidad y de kilometraje.
  • Acercate a un mecánico para colocar un neumático de auxilio.

Tuercas de la rueda

  • Cuando sea necesario, usá aceite para maquinaria ligera en las roscas de las tuercas de la rueda para facilitar su extracción.
  • Las tuercas mal ajustadas pueden dañar los discos de freno o el sistema de montaje de la rueda.
  • Usá una llave dinamométrica para asegurarte de ajustar las tuercas correctamente, con el torque correcto. Si no contás con una llave dinamométrica, hacé que un especialista en neumáticos revise los torques lo antes posible. Esto asegurará que se haya aplicado el torque correcto.
  • Las tuercas de rueda bien ajustadas también serán más fáciles de retirar.

¿Qué debo hacer antes de salir?

  • Asegurate de que tu vehículo tenga todas las inspecciones al día consultá Consejos de cuidados programados
  • Revisá la presión de inflado de tus neumáticos y comparala con la información de la etiqueta de información del neumático, adherida a la puerta del vehículo, en el tanque de combustible, o en el manual del propietario. También podés conocer la presión correcta para tus neumáticos por medio de la búsqueda con el Selector de neumáticos.
  • Revisá con la vista el desgaste de la banda de rodamiento de los neumáticos. Si la banda de rodamiento parece estar gastada o los neumáticos parecen dañados, hacé que un profesional los revise.